Recientemente, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución que alienta a los Estados miembros a utilizar el deporte como medio para propiciar el desarrollo sostenible y la paz, promoviendo su práctica en todos los niveles de la sociedad. El documento patrocinado por una treintena de países fue aprobado en el máximo órgano de debate de las Naciones Unidas y llama a los Estados a elaborar políticas coherentes que respalden los programas de los gobiernos que incluyan al deporte como un instrumento para avanzar en el desarrollo económico y social.

El texto alude a la Agenda 2030, que destaca el papel del deporte en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y exhorta a los Estados a trabajar en colaboración con las comunidades, la sociedad civil, las organizaciones internacionales y el sector empresarial en el impulso de las actividades y emprendimientos deportivos.

La resolución reconoce la contribución “invaluable” para la paz de los Movimientos Olímpico y Paraolímpico y del Comité Olímpico Internacional con el ideal de las Treguas Olímpicas. Además, destaca la tolerancia, el respeto y el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes a través del deporte y subraya su impacto en la salud, la inclusión social y la lucha contra la corrupción. Finalmente, insta a velar la autonomía del deporte para que mantenga su universalidad.

¿Cómo ayuda el deporte a la consecución de los ODS?

Según información de Naciones Unidas, el deporte ha demostrado ser una herramienta eficaz en función de los costos y flexible para promover la paz y los objetivos de desarrollo. Desde la concepción de los ODM (Objetivos de Desarrollo del Milenio) en el año 2000, el deporte ha desempeñado un papel esencial en el refuerzo de cada uno de los ocho Objetivos, un hecho que ha sido reconocido en numerosas resoluciones de la Asamblea General. En la resolución 70/1, titulada “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” y aprobada en 2015, también se reconoce el papel del deporte en el fomento del progreso social:

“El deporte es otro importante facilitador del desarrollo sostenible. Reconocemos que el deporte contribuye cada vez más a hacer realidad el desarrollo y la paz promoviendo la tolerancia y el respeto, y que respalda también el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, las personas y las comunidades, así como los objetivos en materia de salud, educación e inclusión social”.

Aprovechando este enorme potencial del deporte, la Oficina de las Naciones Unidas sobre el Deporte para el Desarrollo y la Paz (ONUDDP) lleva mucho tiempo reuniendo a las personas a través del deporte y apoyando este último en favor de las iniciativas de paz, desde grandes acontecimientos deportivos hasta actividades de base. Estas iniciativas ayudan a que el deporte explote su máximo potencial para cumplir los Objetivos.

La participación regular en actividades deportivas y físicas genera diversos beneficios sociales y para la salud. No solo tiene una incidencia directa en la forma física, sino que también inculca opciones de estilos de vida saludables a los niños y los jóvenes, ayudándoles a estar activos y luchar contra las enfermedades no transmisibles. Varios estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud también han puesto de manifiesto que el ejercicio físico puede estimular una salud mental y un desarrollo cognitivo positivos. Se ha vinculado el ejercicio a la mejora de la autoestima y la confianza en uno mismo, así como a la generación de efectos positivos para las personas que sufren depresión y ansiedad.

El deporte contribuye al bienestar independientemente de la edad, el género o la etnia. Todos disfrutan de él y su alcance es inigualable.

 ODS 3

“Por ejemplo, la Federación Mundial de Taekwondo creó la Taekwondo Humanitarian Foundation para promover este arte marcial en campamentos de refugiados de todo el mundo. Estas iniciativas conciencian sobre la situación penosa de los jóvenes refugiados y están totalmente en armonía con los ODS, especialmente con el relativo a la salud (Objetivo 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades)”.

 ODS 4

“Los niños y los jóvenes se benefician enormemente de la actividad física. Las actividades físicas y el deporte, combinados con el plan de estudios, son necesarios para una educación completa (Objetivo 4: Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos)”.

 ODS 5

“Además, el deporte en su forma más básica fomenta la participación equilibrada y tiene la capacidad de promover la igualdad de género (Objetivo 5: Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas). A través del deporte y la actividad física, se puede empoderar a las mujeres y las niñas, que además pueden beneficiarse de su efecto positivo sobre el estado de salud y psicosocial”.

“La participación femenina en el deporte también cuestiona los estereotipos y papeles sociales que se asocian comúnmente a la mujer. El deporte puede ayudar a las mujeres y las niñas a demostrar a la sociedad su talento y sus logros al hacer hincapié en sus aptitudes y capacidades. Esto a su vez mejora la autoestima y la confianza en uno mismo de las mujeres participantes. El deporte también ofrece oportunidades de interacción social y amistad, que pueden sensibilizar a sus homólogos masculinos sobre los papeles asignados al género y transmitir beneficios sociales y psicológicos a personas y grupos”.

 ODS 11

“A través de las iniciativas de la ONUDDP y sus asociados, el deporte contribuye a hacer más inclusivas las ciudades y comunidades (Objetivo 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles). En abril de 2016, viajé a Nepal para asistir a la inauguración del proyecto Table Tennis for NepALL, cuyo objetivo es fomentar la inclusión de las personas con discapacidad. Es un gran ejemplo de cómo el deporte puede fomentar el desarrollo social cambiando las percepciones sobre las personas con discapacidad y brindando a estas personas la oportunidad de participar en el deporte pese a los considerables obstáculos. En particular, tras el devastador terremoto ocurrido en Nepal en 2015, el deporte creó un sentido de normalidad y autoeficacia para los supervivientes”.

 ODS 16

“Además, el deporte puede utilizarse como herramienta válida para la prevención de los conflictos y la promoción de la paz duradera, puesto que tanto el deporte como su universalidad tienen la capacidad de transcender culturas (Objetivo 16: Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas)”.

 ODS 17

“Para la verdadera mejora del desarrollo mundial y la consecución de los ODS es fundamental el establecimiento de asociaciones sólidas y cohesionadas. El mundo está más interconectado que nunca y el fenómeno mundial del deporte tiene el poder de conectar las influyentes redes de diversos asociados y partes interesadas con un compromiso común con el desarrollo duradero. En este sentido, el mundo del deporte puede ofrecer poderosas redes de asociados y partes interesadas comprometidas con el uso del deporte para el desarrollo sostenible (Objetivo 17: Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible)”.

Información original de la Oficina de las Naciones Unidas sobre el Deporte para el Desarrollo y la Paz (ONUDDP).

27786148741_49cd518585_o

Crédito de la foto: Joel Sheakoski / UN Global Compact.