Servicio Recicambio, implementado por la tienda por departamentos en alianza con la principal recicladora de aparatos electrónicos del país, ha permitido reutilizar más de 4 mil electrodomésticos, teléfonos móviles y computadores en desuso, lo que equivale a 124 toneladas de chatarra que vuelven al ciclo productivo.

Chile es uno de los mayores productores de basura electrónica en América Latina. Según el Informe de Perspectiva de la Gestión de Residuos de Latinoamérica y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas,  cada habitante de nuestro país generó más de 11 kilos de residuos eléctricos y electrónicos durante 2018.

En otras palabras, en Chile se producen 168 mil toneladas de e-waste al año, pero sólo el 3,4% es tratado, ya sea a través de reciclaje, reutilización o correcto envío a rellenos sanitarios.

Con la intención de promover la economía circular y enfrentar las bajas cifras de reciclaje, la Ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, junto al gerente general de Tiendas Paris, Ricardo Bennett, recorrieron las instalaciones de la planta de reciclaje Degraf, ubicada en la comuna de Quilicura, para conocer en terreno el servicio Recicambio, que ofrece el retiro a domicilio de productos de línea blanca, y en el caso de teléfonos celulares y computadores, dispone de contenedores en todas sus tiendas.

A través de esta iniciativa Paris se adelanta a la entrada en vigencia de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), organizando y financiando la gestión de residuos con la finalidad de proteger el medio ambiente y la salud de las personas.

“En nuestro país se generan 168 mil toneladas de residuos electrónicos anuales y se proyecta que seguirán creciendo, por eso es imprescindible transitar hacia una economía circular, aumentando las tasas de reciclaje y reutilización. Nos encontramos en plena implementación de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) que contempla a los aparatos electrónicos, pero para conseguir un Chile limpio y sustentable requerimos del trabajo de todos, por lo que apoyamos los esfuerzos del mundo privado por impulsar la valorización de residuos”, dijo la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt.

En el marco de su estrategia Conciencia Celeste, Paris busca cambiar la forma de comprar, avanzando hacia un consumo más consciente y responsable con el entorno.

Infografía Recicambio

“Después de 10 años impulsando una estrategia de negocios sostenible tenemos la convicción de que nuestros clientes nos han premiado con su preferencia. Fuimos pioneros en la eliminación de las bolsas plásticas, en la implementación de la boleta al mail, en el fin de los catálogos impresos, el recambio de ropa, y ahora  en el reciclaje electrónico. Estamos recogiendo el llamado de nuestros consumidores quienes exigen una industria comprometida con un desarrollo sustentable y responsable con el medio ambiente. Estamos orgullosos de seguir promoviendo la Economía Circular y entregando una experiencia impecable a nuestros clientes”, afirmó Ricardo Bennett, gerente general de Tiendas Paris.

Desde que se implementó el servicio Recicambio en 2017 se han recolectado más de cuatro mil productos en desuso, lo que equivale a 124 toneladas de chatarra electrónica que volvieron al ciclo productivo convertidas en materia prima para otras industrias.

“Consideramos que la economía circular es un principio básico de responsabilidad ambiental. A través de ésta los productos que terminan su vida útil pueden volver al ciclo productivo, ahorrando energía, recursos y minimizando la generación de residuos. En Degraf estamos comprometidos con esta visión y con nuestra responsabilidad para con la comunidad de la que todos somos parte”, sostiene Patrick Lyon, gerente de Desarrollo de Degraf.

A través de este recorrido por la planta de reciclaje, la ministra Carolina Schmidt verificó el proceso de selección y desarme de los artefactos electrónicos que terminan su vida útil. Además, tuvo la oportunidad de conocer las últimas novedades del servicio Recicambio, que desde hace algunas semanas comenzó a reciclar teléfonos celulares y computadores en desuso que pueden ser depositados en contenedores habilitados en todas las tiendas Paris del país.