La Bolsa de Santiago celebró la cuarta edición del Ring the Bell for Gender Equality 2019,  esta iniciativa a nivel mundial impulsada por la Organización de las Naciones Unidas, a través de sus redes Pacto Global, Sustainable Stock Exchanges (SSE) y ONU Mujeres, busca crear conciencia y generar un cambio en relación a la participación y empoderameinto  de las mujeres en los negocios.

El encuentro fue encabezado por el presidente de la Bolsa de Santiago, Juan Andrés Camus, y contó con participación de la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Isabel Plá; la directora ejecutiva de Pacto Global Chile, Margarita Ducci; la directora de la Bolsa de Santiago, Jeannette von Wolfersdorff; la vicepresidenta de la CMF, Rosario Celedón; la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Chile, Silvia Rucks; y representantes del mercado financiero, quienes cerraron la ceremonia con el tradicional “campanazo”.

El presidente de la Bolsa de Santiago resaltó el rol de la mujer en el desarrollo del mercado de capitales, y su aporte a la diversidad, a través de visiones de oportunidad, riesgo, experiencia, que generan una mayor riqueza en la toma de decisiones. “Para quienes dirigen empresas e invierten en el mercado, tener una cultura diversa e inclusiva es fundamental. Y por eso avanzar para lograr una mayor diversidad es hoy un gran imperativo para todos”, recalcó.

La ministra agradeció la invitación, recalcando que “la Bolsa de Santiago es un espacio simbólico para nuestra economía, es una caja de resonancia de lo que ocurre en el mundo exterior y un espejo para las decisiones que se toman en el resto de los espacios de influencia del país”.

De acuerdo a la información reportada por las empresas IPSA acerca de las políticas en materia de gobierno corporativo, responsabilidad social y desarrollo sostenible, a través de la norma NCG 386, en 2018 el porcentaje de mujeres en los directorios representó el 8%, mientras que el 33,1% correspondió a trabajadores, y 14,6% a gerencias. En esa línea, Camus aseguró que “como la principal plaza bursátil del país, queremos incentivar mayor diversidad y también entender mejor los obstáculos para poder apoyar a los emisores en este proceso, en un contexto donde los temas ASG, ambientales, sociales y de gobierno corporativo, cobran gran importancia”.

Por su parte, Margarita Ducci, Directora Ejecutiva de Pacto Global, en su discurso enfatizó que “el sector privado debe avanzar en la igualdad de género no solo en el lugar de trabajo y en los equipos de liderazgo, donde la mayoría de las empresas tienen su enfoque actual, sino también en el mercado y en la comunidad”.

Además recalcó que “es de suma relevancia que, tanto los Estados como el sector privado, inviertan en datos más precisos y frecuentes y con un enfoque de género en todas las dimensiones del desarrollo sostenible, para poder monitorear los avances y traducir estos datos en iniciativas concretas que se enfoquen en los puntos críticos en la materia”.

En tanto, Jeannette von Wolfersdorff primera y única mujer en el directorio de la Bolsa de Santiago, aseguró que en abril existe una oportunidad para que tanto inversionistas como controladores de empresas puedan dar señales en pro de la diversidad, dado que hay elecciones de directorio, “esta es una invitación clara para incorporar aspectos de diversidad de todo tipo – como la diversidad de origen, creencias, habilidades y de género- en los gobiernos corporativos de las empresas. Decenas de estudios avalan la relación positiva entre la diversidad en las empresas y sus utilidades, lo que genera menos volatilidad en el ámbito financiero. De acuerdo a lo indicado por Robeco SAM la diversidad de género mejora el gobierno corporativo, atracción de talentos y desarrollo del capital humano”, aseguró von Wolfersdorff.

La ceremonia “Ring the Bell for Gender Equality” suma año a año más instituciones y líderes, para generar un cambio en la participación activa de la mujer en el ámbito de los negocios y está en línea con el compromiso de sostenibilidad y desarrollo de un mercado de capitales equitativo, competitivo, ordenado y transparente.