• El objetivo de este taller fue fortalecer las capacidades de los países para la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en general y desarrollar los Informes Nacionales Voluntarios (INV), incluyendo los aspectos críticos, como brechas, priorización de metas, el uso de datos y estadísticas para el monitoreo de los objetivos de desarrollo sostenible, nuevas fuentes de financiamiento, las importantes participaciones de múltiples actores, entre otros temas.

Agenda 2030: Taller regional sobre los Informes Nacionales Voluntarios

Los países de América Latina y el Caribe han realizado avances relevantes y sostenidos en lo que concierne a la institucionalidad y los instrumentos para implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.En 2016, la región comenzó a integrar la Agenda 2030 en distintas visiones, estrategias y planes nacionales de desarrollo.

Es por esto que con el objetivo de apoyar a los países que están preparando INVs en el ciclo actual, la CEPAL y Pacto Global de Naciones Unidas, convocaron este taller de dos horas para fortalecer las capacidades de integrar las contribuciones del sector privado a la implementación de los ODS en los informes nacionales voluntarios. El taller forma parte de un evento de capacitación más amplia que fue convocado por la CEPAL durante dos días, con el propósito de fortalecer el proceso INV en los países de la región, incluyendo aspectos cruciales como las brechas y prioridades para el financiamiento de los ODS, la alineación de los planes y presupuestos nacionales con la Agenda 2030 y el involucramiento de múltiples actores. Todas las actividades se llevaron a cabo con un espíritu de aprendizaje entre pares y se basaron en las experiencias de cada país participante.

El evento contó con la participación de las redes locales del Pacto Global de países con experiencia relevante, incluyendo a Red Pacto Global Chile, “reconociendo su rol central en catalizar y coordinar las contribuciones del sector privado y la generación de alianzas para la implementación de los ODS a nivel nacional, incluyendo en los procesos de INVs”.

Cada informe es pensado como una continuidad del anterior, además, estos deben de tener relación como un escalón previo para los informes futuros, con esto se vuelven a retomar compromisos pasados. En primer lugar, los INV son herramientas de rendición de cuentas a la propia ciudadanía, que mantiene informada a las personas y crea conciencia, sobre que es la Agenda 2030 y que están haciendo los países para cumplirla. En los INV es donde se puede exponer que se está haciendo y que es lo que hace falta, que brechas existen, que se necesita, que los provean los socios dentro del principio de la universalidad. Incorporar nuevos formatos de presentación, por ejemplo: paneles de presentación multi actores, que deben ser acordes al modelo del informe por temas de coherencia.

Hay varias herramientas que contribuyen de manera significativa, pero parciales, a la comprensión de la Agenda 2030 desde una perspectiva sistémica. Muchas de esas respaldaron a iniciativas de implementación integral ya observadas en varios países, desde el análisis de contextos, necesidades, y mapeo de actores, hacia programas multisectoriales o nuevas arquitecturas institucionales y presupuestos innovadores.

En 2018, la CEPAL publicó la Guía metodológica: Planificación para la implementación de la Agenda 2030 en América Larina y el Caribe, precisamente para abordar la brecha anterior. La CEPAL espera ahora completar esta labor con el PlanBrújula, ofreciendo aún mas detalles y orientación de ejecución para herramientas concretas de involucramiento de las partes interesadas, y de apoyo a la toma de decisión a través del análisis, de la planificación, la implementación y el monitoreo de soluciones holísticas para la Agenda 2030.

A principios de 2020, esta metodología se había desarrollado y varias versiones fueron probadas desde 2015, siendo revisadas en dos talleres de expertos y por profesionales de numerosas entidades de las Naciones Unidas, gobiernos, consultorías y universidades. Se ha probado en contextos nacionales en Brasil, Costa Rica, Etiopía, Honduras, Sudán y Togo, y se discutió en detalle en talleres regionales en África Oriental y en el Caribe. Se propone ahora ampliar el acceso para los países de ALC para la implementación de sus planes nacionales o subnacionales de desarrollo sostenible, idealmente en el contexto de la Agenda 2030.

Aunque el proceso INV hasta ahora todavía está muy dominado por los gobiernos. Muchas veces los gobiernos son reluctantes para traer múltiples actores por temas conflictivos. A veces, toma mucho tiempo convencer a los gobiernos de invitar al sector privado y la sociedad civil a las reuniones e involucrarlos en el proceso. Hemos logrado involucrar a varios actores en el proceso de INV hasta ahora, el único actor que falta es el partido de oposición.

El nivel de ambición de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible plantea un cambio de paradigma para la  implementación de los esfuerzos mundiales de desarrollo sostenible con su llamado para la participación de todos los actores. En este contexto, se reflejan las contribuciones de múltiples actores a la Agenda 2030 en los informes nacionales voluntarios (INV) es importante registrar los esfuerzos de implementación y para inspirar un grupo más amplio de actores, incluyendo a más empresas, para tomar una acción a nivel nacional, regional y mundial.

Muchas empresas líderes ya reconocen que integrar los principios y criterios de sostenibilidad en sus culturas corporativas. Las empresas están adoptando los ODS o alinean su reportaje corporativo con ellos, para medir y reportar sus esfuerzos. Los informes nacionales voluntarios pueden aprovechar esta información y complementar y enriquecer su proceso de monitoreo y reportaje.

 

 

10 Feb , 2020 0 Comments Noticias, Temas de interés