En el marco del trabajo que cumplen las Empresas Líderes por el ODS 6, se realizó un nuevo encuentro esta vez con  el objetivo de promover  el cálculo de indicadores  para la gestión y medición del uso del agua, presentando el modelo  de Acuerdo de Producción Limpia para la gestión Hídrica   -Certificado azul-.

Este espacio busca facilitar el conocimiento y movilizar compromisos hacia la consecución de las  metas del ODS6, en un taller que presentó detalles del llamado Certificado Azul, un instrumento voluntario mediante el cual las empresas pueden implementar acciones concretas de resiliencia para enfrentar los efectos adversos provocados por el cambio climático en materia de Gestión del preciado líquido.

Hernan  Koning, gerente de Desarrollo Sostenible de Aguas Andinas,  empresa representante del ODS 6, resaltó que “es importante incentivar estas prácticas que promueven la eficiencia hídrica con el fin de integrar la gestión del recurso a instrumentos con los que se puedan hacer reportabilidad de las acciones implementadas internamente por las empresas”.

Seguidamente, se presentó Johana Guzmán, encargada Nacional del Control y Supervisión de acuerdos de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático quien dio inicio a la jornada presentando en detalle más información del Certificado azul,  ella indicó que “el APL Certificado Azul, es una iniciativa público-privada  que promueve la gestión sostenible del recurso hídrico en Chile, mediante el uso eficiente y sustentable en la producción de bienes y servicios, con el fin de contribuir a la seguridad hídrica del país. Por eso representa una enorme oportunidad para que las empresas de los diversos sectores productivos den un paso significativo hacia una gestión sustentable del agua, aspecto de la más alta relevancia si se considera que una parte importante del territorio nacional atraviesa por una de las peores sequías de su historia”.

Después intervino, Sebastián Papi Musatadi, consultor en Estrategia de Sostenibilidad, quien destacó que “los sistemas hidrológicos locales se ven afectados por la producción de insumos del comercio mundial, por lo tanto cuando hablamos de agua consumida es el líquido que se utilizó en un proceso productivo y que luego no vuelve a la cuenca de donde se extrajo, esto puede pasar por  distintos motivos como la integración al producto manufacturado, o porque se evapora en el transcurso, o también puede ser vertida la mar. Es por eso que la crisis del agua es un riesgo que debe ser tratado con máxima prioridad”.

 

Finalmente, se hizo el llamado a todas las empresas para continuar trabajando  por hacer uso eficiente  del recurso Hídrico haciendo medición y cálculo de su consumo. Bien sea con este instrumento o con otros ya estudiados en la mesa de trabajo.