La recuperación posterior a la crisis es una oportunidad para abordar la desigualdad de género

 

“Los gobiernos y las empresas deben seguir el ejemplo de quienes introducen políticas para dar prioridad a las mujeres”.

Sanda Ojiambo, CEO y directora ejecutiva de UN Global Compact.

“El camino hacia la recuperación económica no debe atravesar las espaldas de las mujeres”, dicen tres condados del estado de Hawái que aprobaron un plan de recuperación económica feminista para el Covid-19, una primicia para Estados Unidos y el mundo. El plan hawaiano promete reparar lo que la mayoría de los gobiernos han optado por ignorar: que esta pandemia ha sido mucho más dura para las mujeres que para los hombres. El virus ha expuesto las fallas de género de innumerables formas.

Las mujeres tienen 1,8 veces más probabilidades que los hombres de perder su trabajo o sus medios de vida durante la crisis. Su trabajo no remunerado, incluido el cuidado de niños y familiares ancianos, aumentó drásticamente durante los encierros. Los informes de violencia doméstica van en aumento. Y las mujeres corren un mayor riesgo de exposición al virus: comprenden el 70 por ciento de los trabajadores de la salud del mundo, así como la mayoría de los maestros, limpiadores, dependientes de tiendas, trabajadores de la confección y vendedores del mercado.

La filántropa Melinda Gates calcula el costo de la desigualdad de género en billones de dólares e insta a los gobiernos a abordar este impacto. “Mientras los legisladores trabajan para proteger y reconstruir las economías, su respuesta debe tener en cuenta el impacto desproporcionado de Covid-19 en las mujeres”, argumenta.

Algunos países han introducido políticas específicas de género para aliviar los efectos de la pandemia. En África occidental, muchos gobiernos renunciaron a las facturas de servicios públicos durante los primeros meses de la crisis, cuando los cierres estrictos impidieron que las familias, pero especialmente las mujeres jefas de hogar, trabajaran. El mes pasado, Canadá estableció un Fondo de Recuperación y Respuesta Feminista de C $ 100 millones ($ 80 millones) para financiar proyectos que abordan la violencia doméstica, promover la seguridad económica de las mujeres y prepararlas para roles de liderazgo. Argentina planea gastar el 3,4 por ciento de su producto interno bruto en su primer programa de gasto público “sensible al género”.

Tales políticas deberían convertirse en la norma y no en la excepción. Un plan de recuperación feminista dirige el gasto público y las políticas de apoyo a las mujeres y las familias. En Hawái, esto significa adoptar un ingreso básico universal, cuidado infantil universal gratuito y cuidado a largo plazo para los ancianos, con salarios justos para los del sector. El estado dará prioridad a las necesidades de las mujeres en la asignación de subvenciones federales para invertir en nuevas instalaciones de salud, educación y cuidado de niños.

Incluso antes de la pandemia, el progreso hacia la igualdad de género era inaceptablemente lento. Según el Informe sobre la brecha de género de 2020 del Foro Económico Mundial, se necesitarán 257 años para lograr la paridad económica de género. La verdadera preocupación ahora es que la brecha de género global se está ampliando. La discriminación de género a menudo se esconde en la letra pequeña. Por ejemplo, las empresas propiedad de mujeres tienden a ser más pequeñas que las de los hombres, lo que las hace inelegibles para los esquemas de contratación pública. Esto podría abordarse asegurándose de que las mujeres propietarias de negocios obtengan al menos el 30 por ciento de todos los fondos de recuperación y rescate.

Las empresas también deben desempeñar un papel más activo para poner fin a la discriminación de género. En la década transcurrida desde que ONU Mujeres y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas lanzaron los Principios para el empoderamiento de las mujeres, más de 4.000 directores ejecutivos se han comprometido a promover la igualdad de género. Pero el progreso significativo no vendrá sin objetivos mensurables para cerrar la brecha de género en el trabajo.

La iniciativa Target Gender Equality del Pacto Mundial de las Naciones Unidas ha ayudado a más de 300 empresas en 19 países a establecer y cumplir objetivos ambiciosos para la representación y el liderazgo de las mujeres. Este año, vamos a extender la iniciativa a 45 países y un evento en vivo el 16 de marzo explorará cómo se puede movilizar al sector privado para apoyar la representación y el liderazgo equitativos de las mujeres.

Las empresas también pueden ayudar promoviendo las responsabilidades domésticas y de cuidado compartidas mediante la igualdad de licencia parental, guarderías en el lugar de trabajo y trabajo flexible. Muchos ya han reconocido la carga adicional de cuidados que soportan las mujeres trabajadoras durante la pandemia y han tomado medidas para ajustar la carga de trabajo. Quizás la experiencia del trabajo a distancia conduzca a acuerdos más flexibles para todos los empleados.

Las empresas que afirman empoderar a las mujeres y las niñas deben explicar cómo esto se relaciona con su estrategia comercial más amplia. También deben explicar sus objetivos y cómo realizarán el seguimiento de la rendición de cuentas. Finalmente, su liderazgo y junta directiva deben reflejar este compromiso.

Eso es importante porque la igualdad de género es asunto de todos. Todos nos beneficiamos cuando las mujeres tienen igual acceso a la educación, el trabajo, el crédito, la promoción y la financiación del gobierno. Para reconstruir mejor, debemos hacerlo de una manera más inclusiva de género y tratar de crear un mundo en el que el valor de hombres y mujeres cuente por igual.

Revisa la columna original en inglés, publicada el 7 de marzo de 2021, en Financial Times aquí.

11 Mar , 2021 0 Comments Columnas, Noticias, Pacto Global, Vitrina de Opinión