Por Elisabeth Anna Resch, Global Lead, Target Gender Equality

United Nations Global Compact 

Desde hace más de un año, tengo la suerte de vivir en Chile. Durante este tiempo me han inspirado muchísimas líderes chilenas que mueven la aguja de la igualdad de género de manera innovadora. Desde jóvenes activistas como Julieta Martínez, quien aborda la crisis climática amplificando las voces y las ideas de las niñas; pasando por mujeres que rompen barreras en industrias como la minera, la energética o la pesquera que tradicionalmente han estado dominadas por hombres; hasta mujeres emprendedoras o expertas como Priscilla Zamora que construyen comunidades más inclusivas.  

Y todas coinciden en algo. Hay que hacer más por la igualdad de género, y hay que hacerlo ya. Esto lo subrayan los datos de Pacto Global de las Naciones Unidas.  

Según la Herramienta Empresarial de Genero WEP, a nivel regional el 77% de las empresas tienen un compromiso de liderazgo y de apoyo a la igualdad de género. Pero solo el 38% cuenta con una estrategia de igualdad de género en toda la organización y el 36% tiene metas y objetivos medibles con plazos determinados. Para cerrar esta brecha, hemos lanzado Target Gender Equality – una iniciativa que ya ha ayudado a que más de 1.500 empresas en todo el mundo puedan establecer y alcanzar metas ambiciosas para el liderazgo de las mujeres. Elegimos este nombre porque está comprobado que la igualdad de género trae beneficios para todos y todas, no solo para las mujeres. También hemos desarrollado un ´crash-course’ para demostrar la profundidad de los problemas, oportunidades y soluciones relacionados con la igualdad de género.  

Siempre me gusta concluir con 3 consejos prácticos que cada una y uno de ustedes, pueden implementar en todo tipo de organización:  

  1. Medir. Por ejemplo, muchas veces no solo existe una brecha de género, sino también una brecha de maternidad. Pero vemos que la mayoría de las empresas no está midiendo cuántas mujeres regresan al trabajo después de tomar la licencia de maternidad. Si no recopilamos datos desglosados por sexo para saber dónde exactamente están las brechas, no podremos cerrarlas.  
  2. Empezar con “quick wins”. No todo el mundo va a estar de acuerdo con su plan de acción para la igualdad de género. Comience con acciones que conlleven poca inversión, que tengan resultados rápidos para demostrar que vale la pena seguir. Por ejemplo, una guardería va a tardar más en establecerse y en mostrar resultados sólidos que una política de contratación revisada.   
  3. Expandir.  Asegúrese que no es solo usted quien se dedica a esta causa, sino que construye un equipo con gente que comparta su pasión – podría ser bien un comité o un grupo de trabajo informal. De esta manera, se asegurará de que los esfuerzos no mueran si algún día usted deja la organización.  

 

Relacionados: Revisa la entrevista de Elisabeth Anna Resch en ComunicarSe.

12 Ago , 2022 0 Comments Columnas, Noticias