Por Camila Arriagada, Ingeniera en Sostenibilidad y Economía Circular de Empresas.

Si bien la Ley de Responsabilidad Extendida al Productor (REP) es un tema ya conocido y trabajado por muchos, sigue siendo un nuevo desafío para la mayoría de las empresas y la sociedad. Desde septiembre de 2023 será obligación por parte de la Industria hacerse cargo de la revalorización de los productos prioritarios que se definieron en la Ley a través de un Sistema de Gestión, el cual tiene que encargarse de la recolección y reciclaje a través del Plan de Gestión.

Esta nueva legislación fijará metas y obligaciones de recolección y valorización de seis productos prioritarios: aceites lubricantes, aparatos eléctricos y electrónicos, baterías, envases y embalajes, neumáticos y pilas, listado al cual se podrán incorporar nuevos productos prioritarios en el futuro.

Chile se caracteriza por ser un país pionero en Latinoamérica en instaurar políticas públicas que fomenten el reciclaje, por lo que hoy tiene un gran desafío para dar cumplimiento al objetivo de disminuir la generación de residuos e incrementar la valorización de estos. Si bien en la actualidad el reciclaje se promueve y desarrolla mayormente en la Región Metropolitana, con la aplicación de la Ley REP las exigencias abarcarán la cobertura geográfica a lo largo de nuestro país, promoviendo la demanda y el desarrollo del reciclaje.

Es importante conocer y valorar experiencias internacionales, dentro de las cuales destaca Holanda como un claro ejemplo de promoción de mejoras en el ciclo de vida de los residuos: se generan 60 millones de toneladas de residuos, donde el 80% se recicla, el 18% se incinera y el 2% se va a relleno sanitario. A su vez, en España se recicla el 34% de residuos, ya con la ley REP aplicada desde hace más de 15 años.

Hoy, en Chile, estamos muy por debajo de esas cifras, reciclando sólo el 12,5%. Así, la Ley REP se convierte en un gran desafío para nuestra sociedad y para los municipios, quienes se convertirán en actores relevantes al ser gestores de los residuos. Inculcar a la ciudadanía los principios del reciclaje será crucial para el cuidado del medio ambiente.

Es fundamental además tomar medidas contra las emisiones de gases de efecto invernadero, los residuos y su disposición final a rellenos sanitarios y vertederos, que producen gases como el metano, contaminante atmosférico que contribuye al calentamiento global de nuestro planeta. La prevención, reutilización y reciclaje de los residuos que van a disposición final también es muy relevante, evitando este último escenario y promoviendo la valorización de los residuos.

Frente a este escenario, en Empresas Iansa comenzamos a darle forma y estructura a la manera de enfrentarlo, junto a la Gerencia de Marketing Corporativo y Sostenibilidad y la Gerencia de Calidad y Excelencia Operacional. A su vez, empezamos a abordar la temática desde la reportabilidad en el año 2017 y, luego de un proceso de aprendizaje, desde 2021 trabajamos en conjunto con ReSimple y País Circular, apoyando con las capacitaciones.

El primer paso para realizar una buena generación de línea de base fue la capacitación a nivel transversal en la compañía, para luego constituir el equipo REP, solicitar información a las áreas de venta y desarrollo, y por último entregar la información al Ministerio de Medio Ambiente. Hoy contamos con un equipo sólido y comprometido con el cumplimiento de la Ley REP y desarrollo en innovación de materialidades en nuestros envases y embalajes.

De manera adicional, estamos trabajando para disminuir el impacto ambiental asociado a nuestros envases y embalajes para hacerlos más amigables con el Medio Ambiente, adhiriéndonos al segundo APL de Ecoetiquetado II para continuar con las acciones del Primer APL liderado por SOFOFA.

La ley REP es una de las muchas acciones que se están tomando a nivel país y que van en la dirección correcta, la que se suma a la Ley de Cambio Climático y la guía para el compostaje lanzada hace poco por el Ministerio de Medio Ambiente, entre otras