Norma 3262: Una oportunidad para la gestión de la igualdad de género

 

Por Lesly Meyer Guzmán, Jefa Departamento de Gestión de Programas del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género.

Norma 3262: Una oportunidad para la gestión de la igualdad de género y la conciliación con corresponsabilidad en las organizaciones laborales

Los desafíos que tenemos como sociedad en materia de equidad e igualdad de género son significativos y deben movilizarnos para empujar con mayor ímpetu y celeridad los cambios que necesitamos.

Un dato que nos permite comprender la magnitud de la desigualdad de género a nivel global es la cifra que entrega todos los años el Word Economic Forum respecto a la cantidad de años que restan para alcanzar la paridad de género en los ámbitos económicos, políticos y sociales. El último reporte señala que hacen falta 132 años para cerrar las brechas de género.

Con este diagnóstico, es clave avanzar en la instalación de medidas que les permitan a las organizaciones involucrarse en el cambio cultural y ser un aporte en la construcción de una sociedad más justa y equitativa. En este marco, la Norma 3262 en sus versiones 2012 y 2021, se constituye como una herramienta concreta para problematizar y cuestionar la desigualdad de género en el espacio laboral e instalar un sistema de gestión que les permita a las organizaciones el abordaje de la misma.

Actualmente, existen 86 organizaciones públicas y privadas, de todos los tamaños, que voluntariamente se han certificado en la Norma 3262:2012. El proceso de certificación ha avanzado de la siguiente forma desde el año 2014 al 2022:

 

 

Los principales desafíos en materia de gestión de la igualdad de género a nivel organizacional, particularmente en lo que refiere a la implementación de la Norma 3262, tienen que ver con asegurar la sostenibilidad de las iniciativas que se impulsan en esta materia, la cual está dada por: inversión permanente, estrategia de negocio v/s voluntad personal, involucramiento de primeros niveles jerárquicos de la organización, etc. Tomar en consideración estos elementos, les permitirá a las organizaciones certificadas entrar en un proceso de mejora continua que no solo será beneficioso en términos de cultura o clima organizacional, sino que impactará positivamente en la vida de las personas que habitan esos espacios.

¡El cambio es hoy y es responsabilidad de todas y todos activarlo!

To top