• Los conflictos internacionales y el cambio climático están dejando claro que, en un mundo superpoblado e interconectado, los impactos de los desastres se transmiten cada vez más, en cascada. Y, a pesar del progreso, los riesgos y sus impactos negativos, sobrepasan las capacidades de contención.

Según la sexta edición del Informe de Evaluación Global de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres de 2022, para 2030, los desastres globales podrían aumentar en un 40%. Esto, sin considerar los impactos futuros del cambio climático, que están acelerando el ritmo y la gravedad de los eventos peligrosos.

Inscríbete aquí.

 

CONTEXTO INTERNACIONAL

Desde inicios de la década de 1990, Naciones Unidas ha promovido la implementación de políticas a nivel mundial para disminuir los riesgos, antes de que ellos se conviertan en desastres. En 2005, los Estados miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptaron el Marco de Hyogo. Posteriormente en 2015, como etapa a seguir, fortalecida con la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), fue aprobado el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres (2015-2030), el cual ha puesto especial énfasis en la gestión del riesgo y el refuerzo de la resiliencia. Desde entonces, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR) -mandatada para ayudar en la implementación, seguimiento y revisión del Marco de Sendai- es articuladora de los acuerdos mundiales para la reducción de ellos.

Así, es posible establecer un vínculo claro entre la reducción del riesgo de desastres y el aporte al cumplimiento de la Agenda 2030, ya que escenarios como la pobreza, el cambio climático, el creciente poblamiento en zonas vulnerables, la pérdida de biodiversidad, entre otros aspectos abordados por los ODS, requieren una sólida gestión para reducir la probabilidad de mayores catástrofes, las que tienen un impacto concreto en los distintos objetivos globales.

Por otra parte, bajo el alero de UNDRR, el año 2015 se creó la iniciativa ARISE, que busca comprometer al sector privado como socio clave para la reducción del riesgo de desastres. ARISE cuenta con más de 400 miembros y 30 redes alrededor del mundo, 22 de ellas ubicadas en América y el Caribe, incluido Chile.

CONTEXTO LOCAL

En nuestro país, desde 1974 la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI) es el organismo estatal a cargo de planificar y coordinar la atención de emergencias y desastres, a través de modelos y planes de gestión. La respuesta y aprendizajes generados producto del terremoto de 2010 y otras situaciones de emergencia que han afectado a diversas zonas de Chile, así como diagnósticos nacionales e internacionales, llevaron a la institución a publicar en 2020 una Política Nacional para la Reducción del Riesgo de Desastres (PNRRD), la que obedece a los compromisos internacionales adquiridos por el Estado de Chile y la necesidad de establecer el marco rector que fortalezca la Gestión del Riesgo de Desastres en el país al año 2030.

En línea con la búsqueda de consolidar su gestión con un enfoque más amplio y con foco en la prevención, en 2021 se publicó la Ley 21.364, que sustituye la ONEMI por el Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres, y establece el Sistema Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres.

COSTO DE LOS DESASTRES

Con base en datos de UNDRR, la ONEMI indica que: en promedio, cada año entre 1980 y 2011, Chile registró pérdidas cercanas al 1,2% de su PIB debido a desastres de origen natural. Del mismo modo, según datos del Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres: el terremoto de 2010, que afectó a una amplia extensión del territorio nacional, provocó daños avaluados en 30.000 millones de dólares.

Por otra parte: el total de eventos de emergencia registrados en el Sistema Estadístico Institucional de ONEMI durante 2021 alcanzó los 4.366. Si bien la gran mayoría de ellos fue de origen antrópico, es decir, resultado de la acción humana, (4.199 eventos, frente a 167 de origen natural), estos últimos afectaron en diferente medida a 551.684 personas a nivel nacional, solo el año recién pasado.

Es por esto que Pacto Global Chile, organización mandatada por Naciones Unidas, para promover el avance de la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre las organizaciones del sector privado, ha querido poner el foco en la Gestión del Riesgo de Desastres, como herramienta de prevención, invitando a participar de su Encuentro Anual de Medio Ambiente 2022, cuyas inscripciones se encuentran abiertas a todo público en www.pactolglobal.cl.